¡Mi perspectiva de la ideología de genero desde una sociedad que lo avala!

En este articulo:
Tras la implementación de esta ideología, ha sido muy notoria la confusión en jóvenes.

Soy una dominicana residente en una nación de Oceanía. A modo de introducción, debo empezar diciendo, que la sociedad donde vivo es bastante abierta con el tema de la ideología de género. Dispone de leyes en protección de los miembros LGBTI en contra de la discriminación, así como es permitido y legalizado el matrimonio y adopción por parte de parejas del mismo sexo.

De alguna manera, ser madre de tres adolescentes me ha proporcionado una perspectiva amplia de la realidad de este país y del impacto de esta corriente ideológica. Voy a tratar de resumir mi experiencia con algunos ejemplos cotidianos, de manera que pueda ilustrar la realidad de estos países, que abrazan, justifican y apoyan la ideología de género. Espero y confío que esto pueda ser un punto de referencia que proporcione luz y claridad para mi país.

Describo lo que he visto aquí:

Tras la implementación de esta ideología, ha sido muy notoria la confusión en jóvenes, la falta de identidad, el vacío existencial, la interrupción de la inocencia en niños.  Muchos jóvenes y adolescentes se encuentran en un punto indefinido de identidad. No saben quiénes son y qué quieren. He sido testigo de la transformación en declive de niñas y niños entre la etapa de niñez y adolescencia. Es decir, he visto el cambio de ser una niña o niño dulce, inocente, ingenuo, a convertirse en algo que yo no podría o no sabría definir. Se cambian el nombre y el género en sus redes sociales; se cambian de color de cabello constante y desmedidamente a tonos extravagantes; se maquillan con tonos negros, conforme a una tendencia denominada influencia gótica; se visten estrafalariamente, como queriendo llamar la atención del mundo. En fin, es evidente y palpable, que esta generación pareciera caer en un abismo y con una profunda insatisfacción personal y espiritual. Mi esposo, que de la región, me dice que esta sociedad es un antes y un después, luego de esta corriente ideológica.

A continuación, les comparto algunos ejemplos del tipo de experiencias que he vivido:

  • La típica pregunta de los niños en el colegio es, ¿cuál es tu genero?  Un día, una niña se acercó a mi hija y le dijo: ¿Yo soy pansexual, y tú?
  • En las escuelas imparten tests a niños de 11 y 12 años, donde les plantean problemas y posible resolución de conflictos.
    • Ej. 1) Luis se da cuenta que no se siente muy a gusto en el grupo de los niños y que se siente más afín en el grupo de las niñas; ¿Qué crees que debería él hacer?
    • Ej. 2) Luis es bastante presionado por su familia y amigos para que se busque una novia, pero él no siente atracción por ninguna chica, sin embargo, se ha dado cuenta que se siente muy atraído por su amigo José. ¿Qué crees debería hacer Luis?
  • Cuando mi hija llegó a este país, le tocó una profesora que era muy amable con ella, según me decía mi hija. Un día mi hija le pregunto si ella tenía esposo, a lo que ella respondió: ¡tengo una esposa!  ¿Me pregunto, era necesario que ella le dijera eso? Pudo haber dicho cualquier información que no fuera tan explícita. Esa profesora desconocía si mi hija manejaba este tipo de información, y aun así no le importó. Y eso que hablan de respeto y derechos….
  • Mi hijo mayor me dice que en su clase hay varias jóvenes que son lesbianas, otras bisexuales y un joven que recientemente se cambió el nombre a Emily.
  • Mi otro hijo me dice que tiene un compañero que tiene dos padres, ya que es hijo de una pareja de hombres.
  • El hijastro de una amiga, un día y de manera repentina, le comunicó a su padre: “ya no quiero ser más hombre, a partir de hoy seré mujer.” Y ese día se fue de tiendas y se compró toda la ropa de mujer que pudo. Llegó a la casa, se maquilló, se puso zapatos altos, ropa de mujer, accesorios y el papá estaba en shock, y lo llevó a un psicólogo al día siguiente. Lamentablemente los terapeutas y profesionales de la conducta no pueden en este país sugerir ni inducir, ni impartir terapias que pretendan aclarar o ayudar a estos jóvenes, ya que se considera un atentando en contra de ideología de género, y es condenable legalmente.
  • Otra amiga está pasando un tiempo difícil con su hija, ya que ahora la niña le ha confesado que tiene confusión y que le atraen las niñas.
  • Por otro lado, caminar en el centro de la ciudad resulta triste y frustrante. Hombres de edad madura usan vestidos glamurosos, peinados y maquillajes extravagantes; hombres vestidos con ropa ejecutiva de falda, chaqueta, tacones, uñas pintadas, medias pantis y accesorios llamativos; mujeres vistiendo de hombres y con sus respectivas parejas del mismo sexo.
  • Al cumplir un mes trabajando en una compañía, ya yo había identificado a 4 jóvenes que indiscutiblemente son víctimas de esta corriente. 
  • En una ocasión, me tocó un compañero de clases muy amable y gentil. Luego me enteré de que él, era realmente ella.  Jamás me lo hubiera imaginado.  Estos casos son tan comunes aquí, que la excepción se ha vuelto la regla y lo que era anormal, es lo normal ahora.

En todos los ámbitos – colegios, universidad, trabajo, vecindario – hay un alto índice de personas que han tomado otro rumbo en su orientación sexual, habiendo nacido y crecido en parameros normales y funcionales, pero debido a la fuerte influencia, se ha desencadenado un abismo de confusiones, principalmente en los jóvenes.

Pudiera citar muchos casos más, pero haría este artículo muy extenso y la idea es abrir los ojos ante una sociedad que parece estar ciega y no se da cuenta de que los niños son el punto de ataque y nos corresponden a nosotros defenderlos.

Un punto relevante es, que hay que tener mucho cuidado con lo que opinas y comentas, ya que la ideología de género se disfraza de una supuesta protección de discriminación, cuando en realidad te están coartando cada vez más tu libertad de expresión y el derecho de adoctrinar a tus hijos como consideramos más conveniente.

En conclusión, ver la triste realidad de este país nos resulta cada vez más preocupante. Hemos considerado la idea de volver a mi tierra natal, donde todavía se respira libertad. No permitan que República Dominica sea una más de estas sociedades. Salvemos nuestra nación de esta agenda globalista, que buscan destruirnos social, moral y espiritualmente. No permitan que nos arrebaten nuestra soberanía, nuestra esencia, nuestras raíces y nuestro lema nacional: Dios, Patria y Libertad. Luchemos por una mejor República Dominicana cada día. ¡Salvemos nuestra nación!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Compartir este articulo

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Articulos recientes

Artículos relacionados