Author

rsweb

Browsing

“EL MATRIMONIO HETEROSEXUAL DESDE EL PRISMA DEL DERECHO DE LA FAMILIA”

Alejandro Miguel Ramírez Suzaña

Abogado, socio fundador del bufete Ramírez Suzaña & Asoc., presidente de la Red de Abogados Cristianos de la República Dominicana, LLM en Derecho Internacional de los Negocios – ESADE, Universitat Ramón LLull.

a.ramirez@rsatlaw.com

RESUMEN:

La Constitución dominicana, a partir de los métodos de análisis propuestos por la doctrina, el derecho comparado y la jurisprudencia nacional e internacional, establece que la institución del matrimonio solo admite la unión entre personas de sexos opuestos y que su protección bajo estos criterios no implica violación a ningún derecho fundamental.

PALABRAS CLAVES:

Matrimonio, familia, hombre, mujer, heterosexuales, homosexuales, igualdad, discriminación, sociedad, moral, Constitución, República Dominicana.

  1. La problemática a abordar en el presente estudio es el tema del matrimonio y si este pudiera ser extensivo o modificarse para dar lugar a un tipo de unión distinta a las tradicionalmente conocidas, esto es, entre un hombre y una mujer.
  2. Antes de desarrollar el tema es preciso referirnos al texto constitucional que consagra los derechos e instituciones objeto de estudio, esto es, el derecho a la familia y el matrimonio, los cuales se plasman en el artículo 55 de la Constitución dominicana que establece lo siguiente:

    Derechos de la familia. La familia es el fundamento de la sociedad y el espacio básico para el desarrollo integral de las personas. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla. […]

    El Estado promoverá y protegerá la organización de la familia sobre la base de la institución del matrimonio entre un hombre y una mujer. La ley establecerá los requisitos para contraerlo, las formalidades para su celebración, sus efectos personales y patrimoniales, las causas de separación o de disolución, el régimen de bienes y los derechos y deberes entre los cónyuges.?

  3. El doctor Ángel Sánchez Navarro opina en su comentario al artículo precitado que:” […] este epígrafe no establece derechos, sino principios de organización social (que obviamente, generan relaciones susceptibles luego de traducirse en derechos y deberes): es el caso de la afirmación inicial según la cual o del apartado 3 .
  4. Es evidente que el espíritu del legislador dominicano ha sido el de proteger al núcleo social más básico y esencial de toda la sociedad: la familia, enmarcada y reconocida de manera expresa como aquella conformada por una pareja de individuos de sexo opuesto.
  5. En este tenor, el Convenio suscrito entre la República Dominicana y el Estado de la ciudad del Vaticano (el “Concordato” ) del 16 de junio de 1954, y la jurisprudencia dominicana delimitan claramente el tipo de relaciones que se reconocerán y protegerán como matrimonio, al establecer lo siguiente:

    […] Que reconociendo la personalidad jurídica internacional de la Santa Sede y del Estado de la ciudad del Vaticano, la República Dominicana, suscribió con éste, como ya se ha visto, un tratado el 16 de junio de 1954 conocido como el Concordato, en virtud del cual las Altas Partes Contratantes estipularon una serie de normas para regular sus recíprocas relaciones en conformidad con la Ley de Dios y la tradición católica del pueblo dominicano; que entre las instituciones concernidas en el señalado instrumento mereció amplia atención el matrimonio que se origina en el contrato celebrado entre un hombre y una mujer que han dado libre consentimiento para casarse […] que como siempre, el ordenamiento jurídico dominicano ha reconocido el matrimonio como fundamento legal de la familia.

    […] Que cuando el artículo 19 de la citada Ley No.14-94, entiende por familia además de la basada en en el matrimonio, la comunidad formada por un padre y una madre, o por uno de ellos y sus descendientes, en el seno de una unión consensual o de hecho, la ley no hace sino consagrar este derecho en provecho de los menores de edad, de pertenecer a una familia cual que sea su origen, sin que con ello se menoscabe o viole la disposición del ordinal 15, literal c) del artículo 8 de la Constitución, que reconoce el matrimonio como fundamento legal de la familia; […] la Constitución consagra la obligación del estado de otorgarle a la familia su más amplia protección, con el fin de robustecer su estabilidad y bienestar, su vida moral, religiosa y cultural.

  6. Es interesante destacar cómo la Suprema Corte de Justicia en la sentencia antes citada especifica el propósito de la protección de la familia por parte del Estado, el cual es el de robustecer su estabilidad y bienestar, su vida moral, religiosa y cultural. De manera que el matrimonio y la familia no se limitan a aspectos meramente biológicos, físicos, a apetencias sexuales y a “derechos sexuales y reproductivos”, sino que su alcance va mucho más lejos y busca dar estabilidad y sostenibilidad a la sociedad, así como proveer el ambiente adecuado para el desarrollo integral de cada miembro de la familia.
  7. La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), el Pacto Internacional sobre Derecho Civiles y Políticos (PIDCP), la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), entre otros, establecen que la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad, y es por ello que tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado, teniendo este último especial interés en la preservación de la familia basada en un matrimonio entre un hombre y una mujer, esto por su capacidad procreativa única, la cual es la fuente de subsistencia de la sociedad.

Fuente: https://do.vlex.com/vid/matrimonio-heterosexual-prisma-derecho-668680253

En una ocasión, a la evangelista Anne Graham, hija del célebre predicador cristiano, Billy Graham, le preguntaron en un programa de televisión norteamericano cómo era posible que Dios permitiera los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.
Llena de sabiduría, respondió que estaba segura de que Dios estaba profundamente triste por este suceso, pero que durante años hemos estado diciéndole a Dios que se salga de nuestras vidas, y que Él se ha retirado tranquilamente, entonces no podemos esperar que Dios nos dé Su bendición y Su protección cuando le hemos exigido que nos deje estar solos.
A raíz de las balaceras en las escuelas norteamericanas, la evangelista expresó que todo se inició cuando Madeleine Murria se quejó de que no quería que se rezara en las escuelas de los Estados Unidos, y todos dijeron que estaba bien. Luego la Murria fue asesinada.
“Después otros dijeron que mejor no se leyera la Biblia en las escuelas, cuando precisamente en el texto sagrado dice no matarás, no robarás, amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y dijimos que estaba bien”.
“Luego el doctor Benjamín Spock dijo que no deberíamos llamarle la atención a nuestros hijos cuando se portan mal, porque podríamos lastimar su autoestima, sin embargo su hijo se suicidó”.
Anne Graham recordó que también se le dijo a maestros y directores de los colegios que no deberían disciplinar a los estudiantes por mal comportamiento, y más tarde, funcionarios públicos manifestaron que no importaba lo que hacemos en privado, mientras cumplamos con nuestro trabajo.
La evangelista señaló que: “Ahora nos preguntamos: ¿por qué nuestros niños no tienen conciencia, por qué no saben distinguir entre el bien y el mal, y por qué no les preocupa matar a desconocidos, a sus compañeros de escuela, o a ellos mismos?
Probablemente, si lo pensamos bien y despacio, encontraremos la respuesta.
Creo que tiene mucho que ver con “lo que sembramos es lo que recogemos”.
Nos reencontramos la semana próxima.

 

El sexo es la nueva religión en los Estados Unidos, y es la religión de la espada. Esta es la verdadera razón por la que esta controversia ha aumentado en Indiana. Una minoría vociferante y determinada de la religión del sexo está intimidando y la talando tradicionalistas quienes necesitan una ley que les permita que se les deje en paz. Este choque de ortodoxias tiene valores opuestos con moralistas en ambos lados exigiendo sus derechos.

Un lado dice, “todo el mundo debe celebrar mi matrimonio entre personas del mismo sexo” (una posición moral).  Y el otro dice, “Dios o mi conciencia me impide hacerlo” (que es también una posición moral).  ¿Alguien puede ver una posición neutral aquí? No hay ninguna. Por lo tanto, la pregunta es ¿al “derecho” moral de quien se le dará prioridad?

Los Gobernadores de Indiana, Arkansas y varios otros estados ven la necesidad de proteger la libertad religiosa por una muy buena razón de que —está siendo atacada. La balanza se inclina decididamente contra el libre ejercicio de la religión tradicional— y contra el derecho de los cristianos, musulmanes, judíos y cualquier otra persona quien no se  celebre la ortodoxia de la nueva religión.

Olvídate de la tolerancia. Esto va más allá de la tolerancia. Ahora, si usted no está de acuerdo con celebrar el matrimonio entre personas del mismo sexo, los creyentes en la religión del sexo comenzarán una inquisición y, sin un juicio justo, te castigaran por tu herejía. Es por eso que esta legislación es necesaria. Floristerías y pasteleríasfotógrafosagentes de de bienes raícesCEOs de compañías de Internet y los conferencistas como yo han descubierto personalmente que todas las personas que dicen que están luchando por “tolerancia” son a menudo las más intolerantes. En el nombre de la “inclusión y diversidad”, aquellos de nosotros que tenemos una diversa vista estamos siendo excluidos, y hasta despedidos y multados porque no violamos nuestras creencias para satisfacer al opresivo clero de la religión del sexo.

Hace un par de años Cisco y Bank of America me despidieron de mi puesto de consultor de formación debido a que ha que tengo creencias conservadoras sobre el sexo y el matrimonio aunque mis creencias nunca fueron expresadas en el trabajo. Cuando un gerente homosexual de Cisco se dio cuenta en la internet de que yo habia escrito un libro dando dando pruebas de que mantener la definición del matrimonio natural sería lo mejor para la sociedad, el no me pudo tolerar y exigió que me despidan. Un HR ejecutivo me corrió a pocas horas sin tan  siquiera hablar conmigo. Esto ocurrió a pesar del hecho que los programas de liderazgo y la formación de equipos que yo dirigía siempre recibían altas calificaciones (incluso del gerente homosexual!).

Mientras que probablemente estoy entre la minoría, creo que la gente tiene el derecho a elegir con quien quiere hacer negocios. En otras palabras, yo apoyo el derecho de Cisco de despedirme. Mi problema, como lo he explicado aquí, es que ellos falsamente afirman ser “incluyentes y diversos”, cuando son cualquier otra cosa menos eso. Su ortodoxia es tan cerrada y estrecha como la iglesia más rabiosamente fundamentalista.

Mis amigos David y Jason Benham  están de acuerdo con la libertad de asociación y los derechos de las empresas. Cuando los miembros de la religión del sexo aprendieron que los  hermanos Benham los cuales son evangélicos estaban violando su ortodoxia por ser pro-vida y pro-matrimonio natural, una inquisición comenzó para obtener que los Benhams fueran despedidos su programa de televisión. Los ejecutivos de HGTV en última instancia cedieron a las exigencias de estos sacerdotes dogmáticos y cancelaron su programa de televisión, que ya estaba en producción. Cuando Jason Benham le dijo a un reportero de televisión que HGTV tenía el derecho de despedirlos, el reportero quedó boquiabierto. La Benhams son en realidad tolerantes! También lo son la mayoría de cristianos (aunque hay algunas manzanas podridas en cada grupo).

Por alguna razón la gente esta teniendo la impresión equivocada sobre estas leyes estatales que buscan proteger la libertad religiosa. (No es que los medios de comunicación cada momento vaya a tergiversar una cuestión relacionada con la homosexualidad—todos sabemos lo justos y equilibrados que son.) Este gráfico muestra como trabajan estas leyes. Te darás cuenta que no permiten que las empresas nieguen a cualquier persona servicio en un establecimiento de venta. Nadie esta haciendo eso, y no se podría estar en el mundo de los negocios si haces eso por mucho tiempo. El mercado libre, se encargaría de ello. Por otra parte, aquellos que realmente siguen a Jesús quieren estar y servir en medio de aquellos que no creen como lo hizo Jesús. Nosotros simplemente no podemos promover eventos o ideas que van contra la enseñanza de Cristo sobre el matrimonio (Mateo 19:4).

La verdad es que las leyes no son espadas, sino más bien escudos. Y su intención es de proteger  a aquellos que forman parte de las religiones tradicionales de los de la religión del sexo, que les gustaría utilizar la espada de gobierno para obligar a los  tradicionalistas a participar en ceremonias que van en contra de su religión o su conciencia. En otras palabras, las leyes están diseñadas para prevenir la discriminación contra los tradicionalistas, no para permitirles discriminar contra las personas en la religión del sexo.

Estados Unidos tiene una larga historia de equilibrar con éxito una gran variedad de creencias religiosas y morales con otros intereses importantes. Por ejemplo, aun cuando el cumplimiento del servicio militar fue involuntario, se les daba suficiente libertad a que los objetores concienzudos quienes no quisieran llevar armas.  Si se le permite a la gente quedar exentos de defender al país— lo cual es la responsabilidad más importante de nuestro gobierno—sin duda se puede permitir a las personas que estén exentas de realizar ceremonias de las bodas  entre personas del mismo sexo!

¿Qué atractivo o interés tiene el gobierno en forzar a alguien a apoyar una boda entre personas del mismo sexo? No es que exista una escasez de personas dispuestas a hacerlo. Si una abuelita de 70 años la cual es una florista no quiere arreglar flores para tu boda del mismo sexo, ¿por qué no ir a una persona que estaría encantada de hacerlo? (¿es de verdad tan difícil de encontrar a una floristería gay?) ¿Por qué nunca escuchamos acerca de tradicionalistas demandando a los dueños de negocios gay por negarse a imprimir volantes contra el matrimonio gay? ¿Por qué es la “tolerancia” sólo una calle de un solo sentido para la religión del sexo?

¿Debería un proveedor de comida para eventos musulmán estar obligado a hacer una boda del mismo sexo? ¿Debería un fabricante de camisetas musulmán verse obligado a imprimir camisetas de orgullo gay o para aquellos que satirizan a Mahoma? (La religión del sexo preferiría que no usáramos a los musulmanes en nuestras preguntas, limitémonos a hablar de los Cristianos, por favor.)

No existe interés convincente del gobierno para forzar a un negocio a hacer una boda o imprimir algo que vaya en contra de sus creencias. Es por eso que la religión del sexo está distorsionando los hechos y hace berrinche para que el gobierno obligue a la gente a violar su conciencia. (Su enfoque me recuerda a los malos predicadores/pastores que escriben notas en los márgenes de su sermón: “lógica débil aquí—debo de golpear ¡púlpito!”) Al parecer, la religión del sexo simplemente no puede tolerar el hecho de que algunas personas no aceptan sus falsas doctrinas de fe.

Desearía que hubiese una posición de compromiso aquí, pero no la hay. Tenemos dos valores opuestos en conflicto directo. La religión del sexo valora la espada de la compulsión gubernamental sobre la libertad de religión y de conciencia. ¿Y tú?

Fuente: https://crossexamined.org/el-sexo-es-la-nueva-religion/

El día 14 de noviembre del año 2012, publiqué en este mismo periódico un artículo llamado “El fin de una era”. Reproduzco su conclusión, por considerarlo de actualidad:

El problema de la sociedad dominicana no son únicamente los políticos. Somos nosotros,que le hemos permitido a los políticos secuestrar nuestra sociedad. 

Lo que estamos viviendo hoy es consecuencia de una conducta ciudadana de complicidad con el sector político. Esa actitud de “paños y manteles” de la ciudadanía con los políticos forma parte de la era vandálico-democrática descrita por ViriatoSención en su obra “El Pacto de los Rencores”. En esta era de la historia dominicana, el cinismo y la corrupción han adquirido categoría de cultura. 

Esta era vandálico-democrática comenzó cuando el pueblo inició un proceso de corrupción propia. Cuando el pueblo se corrompió, ViriatoSención nos narra que “…ya nadie supo cuál era su destino ideal, ni qué sentido tenía la lucha cívica, ni qué sentido tenía ningún tipo de lucha, salvo la individual y la del sálvese quien pueda. El ladrón era un héroe de alta sacristía. El clientelismo, el asistencialismo, el transfuguismo, el neoliberalismo, la delincuencia alarmante y el patrimonialismo sembraron su imperio en el alma colectiva de un pueblo. Los actos de grandeza se perdieron en los corredores negros del albañal. Llegaba la era del hombre contrahecho. Ahora nadie se sonroja al ser tildado de mentiroso; en esta era no hay escrúpulos ante el robo, no asoma la más mínima verguenza ante el ridículo ostensible”. 

La era vandálico-democrática descrita por ViriatoSención es la actual y en la misma, nosotros nos hemos confundido en la corrupción del sector político al ser cómplices de sus desmanes. Sin embargo, la misma está llegando a su fin. La ciudadanía está despertando y se está pronunciando en contra de la ausencia de honestidad de las autoridades gubernamentales. ¿Cuál debe ser el próximo paso? 

La ciudadanía no debe quedarse en meras protestas. Debe trabajar en organizarse políticamente y presentar al electorado alternativas frescas y viables para el próximo certamen electoral. Es una tarea difícil, pero las condiciones se están produciendo para que el anhelo que muchos tenemos de cerrar esta era vandálico-democrática que inició hace más de tres décadas se haga realidad.

Casi cinco años después de publicado este trabajo, el ciclo de complicidad de la ciudadanía con la corrupción pública ha terminado. Y lo que es mejor: la ciudadanía se lanzó a las calles el pasado domingo 22 de enero a protestar pacíficamente contra la cultura de impunidad que nos arropa desde hace más de cinco décadas.

Reiteramos que este despertar de la conciencia colectiva no debe quedarse en meras marchas. Si no avanza un paso más, los políticos corruptos mantendrán secuestrada nuestra sociedad y la cultura de impunidad seguirá consolidando sus raíces en el alma nacional.

Es por ello que se hace necesaria la organización de la ciudadanía en opciones político-electorales. El ejemplo de España puede servir de incentivo. La profunda crisis económica que azotó ese país entre los años 2009 y 2013 provocó el surgimiento de un movimiento de indignación ciudadana.  El manifiesto Mover ficha: convertir la indignación en cambio político trajo como resultado la formación de Podemos a principios del año 2014. Hoy, es la tercera fuerza política española con un 13.42% del electorado, suficiente para 45 diputados.

Otro ejemplo notable es el de Ciudadanos. Un partido limitado a la región de Cataluña durante ocho años, fue impulsado por el movimiento de indignación a convertirse hace tres años en un partido nacional. Hoy, es la cuarta fuerza política de España con un 13.06% del electorado y 32 diputados.

Estos dos grupos, integrados por ciudadanos sin experiencia política, lograron en dos años romper con el bipartidismo español, representado por el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). ¿Por qué lo lograron? Porque no se quedaron en la indignación y decidieron organizarse.

La clase media dominicana, protagonista de la marcha del 22 de enero, tiene un precioso ejemplo en lo logrado por Podemos y Ciudadanos. Se le hace imperioso probar que realmente rompió con la política clientelar, asistencialista y patrimonialista. Manos a la obra.

Fuente: https://acento.com.do/2017/opinion/8422461-no-nos-quedemos-la-indignacion/

A propósito de la acción constitucional de amparointerpuesta por dos entidades de la Iglesia Católica en contra de Pro-Familia e independientemente de la decisión que pudo adoptar ayer el tribunal apoderado, aprovecho este espacio para comentar uno de los aspectos en conflicto.

Los accionantes exponen en su recurso que la campaña publicitaria de Pro-Familia atenta contra el principio de autoridad parental. Trataremos de responder la pregunta si el principio de autoridad del padre y de la madre sobre las vidas de sus hijos menores de edad tiene la categoría de derecho fundamental.

El comentario viene a colación porque en uno de los anuncios, se presenta un conflicto entre una madre o abuela y una adolescente o joven adulta cuando la señora encuentra en el dormitorio de la muchacha un preservativo y comienza a reclamarle, al percatarse a través del hallazgo que la joven está sosteniendo relaciones sexuales.

En primer lugar, la Convención Americana sobre Derechos Humanos,en su Artículo 12.4, establece que los padres tienen derecho a que sus hijos reciban la educación religiosa o moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Si las convicciones religiosas o morales de los padresinforman que las relaciones sexuales deben retardarse hasta el matrimonio o retrasarse la mayor cantidad de tiempo posible hasta alcanzar cierta madurez física, emocional, psicológica y económica entonces, esas convicciones son las que deben recibir sus hijos, no sólo en la casa, sino también en el sistema educativo, por lo que ese anuncio no sólo quebranta este precepto, sino que también incita a los adolescentes y a los jóvenes adultos a rebelarse contra sus progenitores.

En segundo lugar, aunque la Convención Internacional de los Derechos del Niño consagra, en su Artículo 14, el derecho de todo niño, niña y adolescente a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, también respeta los derechos y deberes de los padres de guiar al niño en el ejercicio de este derecho. Asimismo, dicha Convención, en su Artículo 29, dispone que la educación a ser recibida por el niño debe inculcarle el respeto a los padres.

Resultapreocupante que una campaña publicitaria incentive a los adolescentes y a los jóvenes adultos a sostener relaciones sexuales, independientemente de las convicciones de sus padres. Es extremadamente peligroso debilitar el principio de autoridad de los padres sobre las vidas de sus hijos. Esto contribuye al resquebrajamiento de la familia y por ende, de la sociedad.

Anuncios como ese no contribuyen a reducir los embarazos ni las enfermedades de transmisión sexual en adolescentes. Se pretende inculcar en la mentalidad de la población que poco importa la edad en que te inicies en la vida sexual activa; tampoco importa si eres adolescente o joven adulto; menos que vivas bajo el mismo techo con padres que no estén de acuerdo con tus actividades sexuales. Haz lo que quieras con tu vida sexual, siempre que uses el condón.

Sin embargo, ese anuncio no está avalado científicamente. Lean la respuesta del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos de América (una agencia de salud pública del gobierno federal) en su página de internet:

“El uso consistente y correcto de condones de látex masculinos puede reducir (aunque no eliminar) el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual. El uso inconsistente puede conducir a la adquisición de ETS, debido a que la transmisión puede ocurrir con un simple acto de penetración con un compañero infectado. De manera similar, si los condones no son usados correctamente, el efecto protector disminuye aun cuando son usados de manera consistente. La manera más confiable de evitar la transmisión de ETS, incluyendo el VIH, es la abstinencia de la actividad sexual[1].” (El subrayado es nuestro).

Una sociedad de alta práctica de la sexualidad como la norteamericana ha determinado, de manera objetiva y racional, que el mejor método para combatir las enfermedades de transmisión sexual es la abstinencia. Si se concretiza la visión de Pro-Familia, que es el uso del preservativo por parte de la población adolescente o joven adulta, no estaremos solucionando nada.

El punto de encuentro entre Pro-Familia y los sectores que le adversan debe ser proponerle al Estado una educación sexual integral, abarcadora de todos los miembros de la familia, basada en la abstinencia de la población adolescente. Sólo la abstinencia reducirá drásticamente los embarazos en este grupo y la posibilidad de contracción de enfermedades de transmisión sexual.

Lo demás sería propiciar una revolución sexual a la dominicana, donde pagaremos las consecuencias en unos años, tal y como ocurre con Estados Unidos, que está sufriendo en el presente los efectos del desenfreno sexual y del desconocimiento a la autoridad que practicaron sus jóvenes hace más de cuatro décadas.

Fuente: https://acento.com.do/2013/opinion/209248-los-padres-tambien-tienen-derechos/