Bajo la cosmovisión bíblica-cristiana, la posición del cristiano responsable debe ser comprometerse con el servicio y la ayuda al mundo. Bajo esta cosmovisión, a Dios le interesa todo el mundo creado por El, es decir, la vida humana en todas sus facetas y con todas sus complejidades. Esto significa que el interés de Dios no se limita sólo a las cosas llevadas a cabo en el contexto de la iglesia, pues para Dios no existe una división entre los aspectos “seculares” de la vida y los aspectos “sagrados”, sino que toda la vida del cristiano debe reflejar de manera integral el carácter y la voluntad de Dios.

  •  Dios no es sólo el Dios de la iglesia, sino que también es el Dios de la naturaleza y de toda la creación (Génesis 1:31; 1 Timoteo 4:4).
  • Dios no es sólo el Dios de la Iglesia, sino que es el Dios de las naciones (Amós 9:7; Daniel 4:32).
  • Dios no es sólo el Dios de la justificación, sino que es también el Dios de la justicia (Salmos 146:7-9; Romanos 1:14-15)

Así mismo, bajo la cosmovisión cristiana todos los seres humanos tienen la imagen de Dios, por lo que el llamado del cristiano es a amar al prójimo, es decir, a todos los seres humanos, por su valor intrínseco. Esto incluye un llamado a servirles y a buscar preservar su bienestar integral: lo físico, lo espiritual y lo social. (Génesis 9:6; Hechos 10:38-39; I Juan 2:6). Jesucristo, el Hijo de Dios, no permaneció en la inmune seguridad del cielo, sino que se vació de su gloria, y se humilló hasta lo sumo para servir al mundo pecador. El llamado de todo cristiano es a hacer lo mismo, imitando su ejemplo (Filipenses 2:5-8).

Por eso, la iglesia debe tener y mantener una “doble identidad”; por un lado, debe ser un pueblo “Santo”, llamado a salir del mundo para pertenecer a Dios. Pero por el otro lado, debe ser un pueblo con un enfoque “hacia el mundo”, pues es enviado de vuelta al mundo para testificar y servir. La iglesia no es tal solamente cuando está reunida en un edificio, sino que cada uno de sus miembros debe seguir operando como iglesia, compromiso social del como el cuerpo de Cristo, cuando se encuentra esparcido en el mundo, sabiéndose la Sal y la Luz del mismo.+

Stott, John. Los problemas que los Cristianos Enfrentamos Hoy (2008).

Write A Comment